El Ayuntamiento de Orihuela ya tiene un sistema de control de la ocupación en las playas

Con el objetivo de controlar el aforo en diferentes playas, el ayuntamiento de Orihuela ha adjudicado a Wavecom, una ingeniería de comunicaciones especializada en soluciones de ciudades inteligentes, la colocación de puntos de control para el tráfico de entrada y salida de personas en las playas del municipio.


Este proyecto ha tenido en cuenta diferentes playas clave: Cala Estaca, Cala Cerrada y Cala Capitán, dada la necesidad de que la Concejalía de Turismo de contar con información sobre la afluencia de visitantes. Para ello, se llevó a cabo la instalación de 4 SmartCounters, colocados en tiempo récord por el equipo de Wavecom.


De esta manera, el ayuntamiento de Orihuela da otro paso más a lo que sin duda, es una transformación para convertirse en una Smart City. Además, dada la versatilidad de los SmartCounters, podrán reubicarse e instalar muchos más en un futuro, en diferentes espacios públicos como parques, jardines, museos… o cualquier espacio público que, dada la situación de crisis sanitaria, tenga la necesidad de controlar el aforo y garantizar la salud y seguridad de las personas.

Este proyecto se ha llevado a cabo en las citadas playas, las cuales tienen una longitud media de casi 200 metros y una anchura media de casi 30 metros, lo cual sitúa el proyecto en una Caso de Ëxito capaz de cubrir casi 600 metros de playa. Además, estas playas acogen aproximadamente a un total de 1525 personas lo que podía suponer un riesgo para la ciudadanía en el caso de que la afluencia fuera mayor de la esperada. Por suerte, los algoritmos predictivos de los SmartCounters, conseguirán solventar esta problemática y avisar a los agentes de seguridad en caso de que las diferentes playas pudieran estar saturadas, con una antelación de por lo menos 30 minutos.


Este proyecto ha tenido como factor clave el tiempo, ya que Orihuela es un municipio que acoge a muchos turistas en la época de julio y agosto. Afortunadamente el equipo de Wavecom consiguió en apenas 2 semanas, disponer de una solución fiable y tener todos los equipos instalados, haciendo la puesta en marcha sin mayor problema.


Por último, no cabe duda de que para el equipo de operaciones de Wavecom, este proyecto tenía el riesgo de contagio del Covid-19. Por suerte, se han tomado todas las medidas preventivas para mantener la salud de los trabajadores y garantizar el éxito total del proyecto.